No. A pesar que las figuras del Notariado y la Correduría Pública ostentan una calidad Fedataria para autenticar y dar fe de ciertos actos, ambas figuras son esencialmente diferentes, tanto en su origen como en su evolución.

Originariamente ambas figuras nacen, evolucionan y se desarrollan en ámbitos diferentes, pues mientras el Corredor Público nace por una necesidad cotidiana para asegurar la eficacia de las transacciones comerciales, el notariado tiene su origen como un narrador de acontecimientos que tomaba “notas” de algunos sucesos.

Leer más...
 

El Corredor Público es un Licenciado en Derecho que ha demostrado plena honorabilidad y solvencia moral, además de aprobar dos exámenes de conocimientos de alto grado de dificultad, uno de aspirante y otro definitivo, por lo cuál ha sido investido de Fe Pública Mercantil por el Estado Federal Mexicano, a través del Ejecutivo por conducto de la Secretaría de Economía, que tiene la obligación de escuchar y orientar a las personas y comerciantes que ante el acuden en ejercicio de su función de asesoría jurídica especializada, que además redacta y da forma legal a la voluntad expresada por dichas personas o comerciantes, confiriendo en su actuación autenticidad, seguridad y certeza jurídica a los actos o hechos jurídicos mercantiles formalizados o presenciados ante su fe, mediante la conformación de instrumentos públicos denominados pólizas y actas, ejerciendo la función de agente auxiliar del comercio que brinda un servicio profesional independiente, actuando además como Perito Valuador para estimar, cuantificar y valorar los bienes, servicios, derechos y obligaciones que se sometan a su consideración; Agente Mediador para transmitir e intercambiar propuestas entre dos o más partes y asesorar en la celebración o ajuste de cualquier contrato o convenio de naturaleza mercantil; y Arbitro a solicitud de las partes, en la solución de controversias, derivadas de actos, contratos o convenios de naturaleza mercantil, así como las que resulten entre proveedores y consumidores.

 

Es común pensar que el “Corredor” es aquel Agente de Ventas que coadyuva en la venta de algún bien mueble o inmueble, aún cuando esta situación es parcialmente cierta, pues es una de las facultades previstas por la legislación, la Ley Federal de Correduría Pública establece que solamente pueden ostentarse como Corredores Públicos aquellos que han obtenido el título de habilitación correspondiente por haber demostrado sus conocimientos y cumplido los demás requisitos, como ser Licenciado en Derecho, y haber practicado cuando menos dos años profesionalmente, y un año más en el despacho de algún fedatario, sólo por mencionar algunos.

Quienes se llaman a si mismos “Corredores” sin serlo, cometen una falta grave, que los puede llevar a hacerse acreedores de una pena equivalente a 500 días de salario mínimo por cada día en que se cometa la falta, sin perjuicio de la responsabilidad penal.

 

En México, desde hace mas de 120 años (año de 1884), únicamente se llega a ser Corredor Público, y se obtiene el título de habilitación correspondiente aprobando un examen de conocimientos.

Esta circunstancia ha asegurado que la Correduría Pública, sea una institución sólida, conformada únicamente por aquellas personas que han decidido dedicar su vida al estudio.

Actualmente, únicamente los mexicanos por nacimiento, Licenciados en Derecho, con título profesional y cédula legalmente expedida que además han cumplido dos años de ejercicio en la práctica general del Derecho, pueden solicitar la aplicación del examen de aspirante, que es completamente teórico, y cuya calificación mínima para aprobarlo es de 7.2.

Leer más...
 

En la actualidad, el Corredor Público legalmente Habilitado ejerce cinco principales funciones, a saber:

1.- Fedatario Público.- La Ley Federal de Correduría Pública, expedida por el Congreso de la Unión, le otorgan al Corredor Público facultades fedatarias para hacer constar la constitución de sociedades mercantiles, y todos los demás actos relativos a sociedades como pueden ser la modificación de estatutos, otorgamiento de poderes de representación orgánica, transformación, fusión o escisión, además de hacer constar contratos, convenios, actos jurídicos de naturaleza mercantil, como lo serían compraventas mercantiles, y de fianza entre otros; emisión de obligaciones y otros títulos valor; hipotecas sobre buques, navíos y aeronaves, y en el otorgamiento de contratos de crédito de naturaleza mercantil, de acuerdo con la ley de la materia, así como todo tipo de fe de hechos y notificaciones relativas a los comerciantes, o que se den en el comercio.

Leer más...
 

Aun cuando las funciones que realiza el Corredor Público no se consideran exclusivas, las personas que acuden a las Corredurías del Distrito Federal, obtienen múltiples beneficios, de los cuales mencionaremos solamente los siguientes:

a).- GARANTIA PARA EJERCER SUS FUNCIONES.- Absolutamente todos los Corredores Públicos habilitados para ejercer su profesión por la Secretaría de Economía, tienen que garantizar anualmente y mantener vigente su garantía para el debido ejercicio de sus funciones mediante el depósito de la cantidad equivalente a 5000 veces el salario mínimo vigente en el Distrito Federal ante la Secretaría.

Leer más...
 

Como hemos mencionado, la Correduría Pública surge por la necesidad imperiosa de contar con un especialista auxiliar del Comercio y del Comerciante, para su beneficio y de las transacciones comerciales en general.

Cierto es que por más de un siglo,  la Correduría Pública estuvo reservada para un cierto sector de la sociedad, no obstante, tanto el perfil como la formación del Corredor Público moderno, se enfocan más hacia el beneficio social.

Leer más...
 

Sección Exclusiva para Corredores Públicos



Siguenos en:

 

Aviso Privacidad